viernes, 16 de junio de 2017

Gracias China


No es sencillo salir de un país dejando todo atrás. Ya pasé por algo similar hace casi diez años, cuando cambié mi vida en Lituania por la India, pero esta vez creo que el proceso ha sido más emocionante. No es simplemente una cuestión de haber pasado más tiempo en China que en cualquier otro lugar del mundo, toda la cantidad de gente que he conocido y los momentos, malos y buenos, experimentados, sino también de las características del país en sí y las circunstancias vitales asociadas a este importante paso. En estos últimos días, entre emotivas despedidas y estresantes procedimientos relacionados con la partida (envío de cosas a España, transferencia de dinero, papeleos varios, etc.), he tenido tiempo para reflexionar sobre todo lo acontecido desde que en septiembre de 2010 llegué a Shaoxing, ciudad en la que ha vivido hasta mi último día. En general, pese a algunas malas experiencias, el balance es positivo y el sentimiento es de agradecimiento por todo lo aprendido. Resumo en esta entrada algunas de las razones que explican el haber vuelto a España con una percepción positiva de este gran país:


- Los viajes: Debido a su amplitud, China posee una enorme variedad de paisajes y hábitats, ideal tanto para los amantes de la montaña como de las playas tropicales. Además también hay desiertos como en la provincia de Mongolia interior o espectaculares valles como en Yunnan. Por otra parte, hay infinidad de joyas arquitectónicas y vestigios históricos que visitar. En estos años no solo he tenido la oportunidad de ir a los típicos lugares icónicos, como la Gran Muralla en Beijing o el museo de los guerreros de terracota en Xian, sino que también he descubierto algunas maravillas, como la región de los tulou en Fujian o las montañas kársticas de Yangshuo, de las que nunca antes había oído.
 



- La comida: Que duda cabe que uno de los grandes tesoros de China es su gastronomía. Hay una gran cantidad de platos distribuidos entre sus cuatro grandes estilos culinarios, con sabores y texturas para todos los gustos. Desde el picante de Sichuan hasta la imaginación de los platos cantoneses, la oferta es tan inmensa y varía tanto de una región a otra que es casi imposible poder probarlo todo. Desde luego es una de las cosas que más voy a echar de menos.


El gongbaojiding, uno de mis favoritos

 

















- La gente: Hay cierto estereotipo negativo acerca de los chinos por parte de los visitantes extranjeros. A mucha gente les parecen rudos, maleducados, cansinos, etc., pero he de reconocer que en estos años me he encontrado con gente de todo tipo, algunos con una mentalidad más abierta que muchos de mis “modernos” compatriotas. Mi impresión general es positiva y creo que, pese a lo que pueda parecer a priori, son personas amables, que no recurren a la violencia y que están dispuestos a ayudarte en lo que te haga falta.
 



- La "marca China": Si hay algo que de verdad me va a costar volver a encontrar en algún otro país, serían los inesperados y, a veces, inexplicables momentos de la vida en China. Esas situaciones peculiares e irrepetibles, como los grupos de espontáneos bailarines en las plazas al atardecer, personas que aparecen caminando hacia atrás, vehículos imposibles, estilos de vestir inimaginables, los carteles en “chinglish”, etc. Tantas y tantas particularidades que hacen de este país un lugar único, cuya experiencia solo es de momento comparable a la que viví en India, marcando las distancias.
 


- El reto continuo: Esas mismas peculiaridades y choques culturales implican que vivir en China pueda resultar en ocasiones una auténtica aventura para los extranjeros. Uno de los obstáculos principales es el idioma que convierte el procedimiento más simple en una odisea. Por suerte, en este tiempo he conseguido un nivel bastante aceptable de mandarín, lo que no me salva de verme a veces bloqueado y vulnerable. Este mismo sentimiento a la larga ayuda y contribuye a echar mano de habilidades y destrezas adormecidas, por lo que uno está en permanente crecimiento personal. China te vuelve más capaz, despierto y, como no, tolerante ante ciertas circunstancias. Y esto creo que es lo que más he de agradecer de todo lo ganado.


Me alegro de haber terminado este periodo de mi vida con esta sensación, aunque es cierto que también he pasado por fases más negativas. Basta con repasar este mismo blog o leerse el capítulo final de “Con estos ojos” (que, por cierto, ¡está al salir!) para darse cuenta. Ahora toca pasar página y empezar a prepararse para una nueva aventura, esta vez en Kuwait. Espero que sea tan o más productiva y feliz que la etapa china, aunque el listón ha quedado bastante alto.
 


En cuanto a este blog, en unos días publicaré un par de entradas a modo de epílogo sobre el último viaje a Yunnan y después lo mantendré abierto. Quién sabe si algún día no vuelvo a retomarlo. Muchas gracias tanto a los que lleváis tiempo siguiéndome como a los que acabáis de topar con esta bitácora, donde he ido plasmando mis impresiones de China en estos casi siete años. Espero que os haya sido de ayuda.
 
再见!
 
“Aquél que lo piensa mucho antes de dar un paso, se pasará su vida completa en un sólo pie”.


domingo, 9 de abril de 2017

Crónica de un adiós anunciado


¿No os ha pasado alguna vez que habéis empezado a echar de menos a algún lugar y/o personas cuando todavía no los habéis dejado atrás? He estado buscando si hay alguna manera de nombrar a este sentimiento, sería algo así como una nostalgia anticipada. Esto es lo que estoy empezando a sentir en estos días. Y es que la semana pasada confirmé que el curso que viene ya no seguiré en China y estos dos meses que me quedan hasta junio son los últimos que pasaré en este país, al menos en lo que se refiere a este periodo. Ya había anunciado hace un par de semanas que no seguiría en mi actual centro de trabajo, pero aún cabía la posibilidad de seguir en algún otro lugar de China. Sin embargo, una repentina oferta para trabajar de orientador en una escuela de Kuwait ha supuesto el empujón definitivo para cerrar una de las etapas más importantes de mi vida en muchos sentidos.


Más de una vez se me había pasado por la cabeza el irme de China por diversos motivos pero al final siempre había encontrado alguna razón para continuar. Mi estancia en España durante las pasadas navidades me sirvió para analizar la situación desde otra perspectiva y finalmente, tras barajar circunstancias laborales y personales, llegué a la conclusión de que lo que de verdad deseaba era volver a mi ciudad natal y asentarme allí. Me propuse entonces prepararme unas oposiciones e intentar regresar con un puesto seguro bajo el brazo en un plazo de dos o tres años.



A la vuelta le comenté mi idea a mi pareja, pero sus planes de futuro eran muy diferentes a los míos (ella no quiere dejar China ni a su familia), así que decidimos que lo mejor era separarnos y seguir nuestros caminos en busca de nuestras respectivas metas. Llegado pues a este punto, lo mismo me daba seguir trabajando en China que en cualquier otro país mientras pudiera estudiar el master vía online que necesito para la oposición. Abrí mi campo de búsqueda y encontré una interesante oferta en Kuwait que no he podido rechazar. Una nueva etapa se avecina.
 



Anteayer me di un paseo por el lago Oeste de Hangzhou con una amiga y empezaron a aflorar algunos recuerdos asociados a casi siete años de vida aquí. Por supuesto que ha habido aspectos difíciles de manejar, muchos de los cuales influyeron en mi decisión de cambiar de aires, pero también reconozco que habrá bastantes elementos y personas que echaré mucho de menos en el futuro. De hecho, como digo, ya empiezo a sentir esa añoranza y todavía no me he ido.



Estos dos meses que me quedan aquí trataré de vivirlos y aprovecharlos lo mejor posible, al tiempo que me preparo psicológicamente para la marcha. Creo que dispongo de tiempo suficiente para poder hacer todo lo que quiero antes de irme, sin prisas y con calma. Me vuelvo a sentir un poco como en aquella primavera de 2008 cuando decidí salir de mi zona de confort en Lituania, después de dos años viviendo allí, y me marché de repente a la India. Una sensación especial entre la excitación porque algo nuevo se aproxima, cierta incertidumbre por no saber lo que le espera a uno y una ligera pena al pensar que quizás no vuelva a ver, al menos en una buena temporada, a muchas personas importantes en mi vida y de los que he aprendido mucho. Espero que mi futura etapa sea tan fructífera como esta que estoy a punto de cerrar y me resulte igual de provechosa. Sigo creciendo, eso es lo más importante.
 

"Cuando llegues a la última página, cierra el libro."



jueves, 26 de enero de 2017

"Chuanpu", menudo pollo





La llegada al poder de Donal Trump no ha pasado desapercibida en ningún rincón del mundo y, por supuesto, tampoco en China, donde los primeros días del mandato del nuevo presidente estadounidense están coincidiendo con los preparativos del año nuevo. Los chinos miran a “Chuanpu” (川普, así es como se le conoce popularmente) con recelo e incertidumbre, especialmente desde el punto de vista económico. Al parecer, se prevé una subida de las tasas para los productos importados de China en Estados Unidos, lo que podría dañar el crecimiento económico chino, tocado en los últimos años. Por su parte, el gobierno chino se muestra conciliador y tiende la mano a futuras negociaciones en pos de evitar una guerra comercial. En esta línea, China ha prometido facilitar y fomentar las exportaciones de pequeñas empresas estadounidenses y, con este fin, hace unas semanas se reunieron Trump y Jack Ma, dueño de Alibaba (el rey del comercio electrónico en China), para discutir como dichas empresas podrían utilizar su plataforma para comercializar sus productos. De momento, la tensión parece que no es tanta como se temía.
 


En cuanto a la percepción del ciudadano chino de a pie, después de hablar con algunos amigos y allegados, he escuchado opiniones para todos los gustos. En general, Trump se ve como una persona arrogante, ruda e impredecible. Sin embargo, no llegan a considerarlo como un peligro, aunque si alguien que puede ser una traba para el comercio, como apuntaba antes. Es curioso que casi nadie haya hecho mención a su misoginia, sus actitudes xenófobas o el riesgo que supondrán sus medidas para el medio ambiente.


 












Lo más sorprendente es que existe un sector de la sociedad china que mira a Trump con respeto e incluso admiración. Una amiga me dijo que lo veía como alguien seguro de sí mismo, con talento, carismático y muy trabajador, que es capaz de lo mejor por el bien de su país. Otra amiga apuntó que conoce a bastantes personas que lo ven como un modelo de hombre fuerte de estado y que, además, tenía ciertos aires que lo asemejaban con Mao, de aquí esta curiosa atracción por el presidente norteamericano. Aquí un artículo en inglés, donde se destacan los parecidos entre ambos líderes: http://asiasociety.org/blog/asia/what-trump-has-common-mao
 

 














Luego hay otro grupo de personas, que no se suelen meter en asuntos políticos, más preocupados de los preparativos para la cena de año nuevo de mañana que de otra cosa. Son aquellos que prestan más atención a los vestidos de Melania o Ivanka, o a qué lindo es Barron, que a los discursos de Trump, ajenos a todas las posibles consecuencias de sus decisiones en el día a día del pueblo chino. Hay también algunos que lo ven como una broma, una caricatura o parodia política, y explotan su figura a la hora de enviar bromas y memes por las redes sociales chinas. Por lo visto, estos días se ha puesto de moda crear “tuits” falsos de Trump para felicitar el año nuevo, como explica esta noticia: http://www.thehindu.com/news/international/Chinese-send-fake-Trump-tweets-as-jokes-New-Year-wishes/article17097789.ece?homepage=true
 
 

Quién sabe lo que le deparará a China y al resto del mundo en esta nueva era, esperemos que el conflicto no sobrepase esta tensión y las cosas se normalicen (aunque tratándose de política exterior estadounidense, no sé yo si “lo normal” sería lo más adecuado…). De momento dejemos al pueblo chino celebrar su principal festival y démosle la bienvenida al año del gallo o del pollo, como prefiráis, un año con auspicios no tan buenos como el del mono, pero que promete ser igual de agitado.
Un saludo especial a los miembros, mecenas y oyentes del programa LaCafetera de Radiocable, y demás medios de información independientes que se esfuerzan por darnos una visión menos sesgada y más objetiva del mundo en el que vivimos. ¡Va por vosotros!

新年快乐! (Feliz año nuevo)
 
“El que teme sufrir ya sufre el temor.”
 
Un poco de léxico
Trump: La traducción exacta sería特朗普 [tèlǎngpǔ], pero entre los internautas chinos se crearon motes como 川普 [chuān pǔ], que se puede traducir como “mandarín con acento de la provincia de Sichuan”, o床破 [chuáng pò], algo así como “cama rota”.
arrogante: 傲慢的 [àomàn de]
misógino: 厌恶女人的人 [yànwù nǚrén de rén]
xenófobo: 恐惧外国人的 [kǒngjù wàiguó rén de]