miércoles, 17 de agosto de 2016

Verano coreano (III): Gyeongju


Rodeada de arrozales y verdes colinas, Gyeongju, capital de la provincia Gyeongsangbuk, fue en la antigüedad una de las principales ciudades coreanas, capital del glorioso reino Silla, que gobernó la península más de 900 años. Aquí se encuentran algunas de las mejores muestras de su legado cultural, tanto en la parte antigua de la ciudad como en los alrededores, atractivos también desde el punto de vista paisajístico. Un lugar relativamente desconocido para los turistas occidentales, aunque muy popular entre los locales, que no puede faltar en ningún itinerario por Corea.





Nada más llegar y a pesar del calor que estaba haciendo, salí con muchas ganas hacia el maravilloso templo budista de Bulguksa, a pocos kilómetros de la ciudad. Quizás sea esta una de las construcciones más impresionantes de la arquitectura coreana, aunque para los familiarizados con los templos chinos o japoneses, el efecto es algo más descafeinado. De todas formas, la visita vale la pena, más si la completamos con la ascensión a la gruta Seokguram, en cuyo interior se halla un solemne buda de piedra.





































Algo más amena se me hizo la jornada siguiente con la subida a la montaña Nansam. En el recorrido se puede ir encontrando reliquias budistas, como estatuas y relieves en las rocas, logrando una perfecta combinación entre turismo cultural y natural. Por el camino me encontré con un simpático grupo de senderistas coreanos con los que alcancé la cumbre. El descenso, entre senderos tortuosos y riachuelos, me recordó, salvando las diferencias, a aquella vez en Indonesia bajando el volcán Sibayak, aunque en esta ocasión el camino estaba mucho mejor señalizado y no tenía la constante sensación de que en cualquier momento podía servir de aperitivo para algún depredador.

























 











Tras una merecida siesta, me lo tomé con más tranquilidad y me di un paseo por la parte céntrica de Gyeongju empezando por el Tumuli Park. Este parque se caracteriza por sus montículos verdes que no son otra cosa que tumbas de miembros de la dinastía Silla. A pesar del componente macabro, la atmósfera del parque es idílica con una musiquilla ambiente que invita a relajarse. Muy cerca se encuentran las ruinas del observatorio astronómico Cheomseongdae, supuestamente el más antiguo de todo el Extremo Oriente. Siguiendo hacia el sur hay un pequeño pantanal plagado de nenúfares, ideal preámbulo para los que quieran visitar el estanque Anapji, otro de los sitios más populares entre los turistas, pero que preferí reservar para un posible futuro regreso, esta vez en pareja.







Dos días en Gyeongju se me hicieron cortos teniendo en cuenta todo lo que me recomendó el dueño del hostal donde me alojé, el Hanjin Hostel, muy básico pero bien localizado y con un precio razonable. Con ganas de seguir disfrutando, seguí rumbo a la costa sureste, a exprimir mis últimos días en tierras coreanas.







 

Si no caminas hoy, tendrás que correr mañana”.

Proverbio coreano


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada